Páginas vistas en total

viernes, 14 de septiembre de 2012

~Sinfonía de amor~ Capítulo 5.


La verdad es que no tengo ni idea de que me habrían comprado estos locos… Uf… a saber lo que habrá salido de esas cabecitas…

-Está bien, a ver, dame la caja, como sea el tanga os lo vais a comer, avisados quedáis.-Dije yo con mis típicas amenazas bromistas, y la verdad que muy intrigada por saber que habría ahí dentro.
-Ten. Seguro que te encanta, te lo damos con todo nuestro cariño-Dijo Chloe entregándome la caja.
Tomé la caja y empecé a quitarle los ochocientos mil kilos de papel de regalo que llevaba. Lo habían envuelto un poco regular.
-Joder, ¿en que os habéis gastado más en el regalo o el los ochocientos tubos de papel de regalo que habréis tenido que comprar?-Dije yo a la vez que seguía quitando el dichoso papel.
-¡Pero venga ya! ¡A este paso se te va el avión y todo!-Gritó Ari desde detrás.
-¡Ya voy! ¡Ya v…-Como podéis imaginar, acababa de abrir la caja.
-¿Qué? ¿Te gusta?-Me dijo Steep con una gran sonrisa y palmeándome la espalda. Me giré y en silencio les fui mirando a cada uno de ellos, sin decir absolutamente nada.
-¡Pero di algo coño!-Me dijo Estella.
-¡ESTAIS LOCOS! ¡COMO SE OS OCURRE! ¡ESTO CUESTA UN PASTÓN! ¡ESTAIS LOCOS! No puedo aceptarlo-Dije yo asombrada ante lo que acababa de ver. Era el regalo que más ilusión me podía hacer en el mundo entero, pero no, no podía dejar que se gastaran este dinero en mi, y más después de que vaya a dejarles dentro de unas horas… no puedo…
-¡COMO NO LO ACEPTES TE ARRANCO LOS OVARIOS DE CUAJO! Lo hacemos por ti, porque haríamos lo imposible por ti nena, y que si hubiera sido cualquier otra cosa lo que tú quisieras, lo habríamos conseguido, porque nos da igual. Tú, señorita Zoe Sutton, te mereces esto y mucho más.-Me dijo Chloe con una sonrisilla melancólica en la cara.
-P… pero… ¡que no puede ser! ¡Esto cuesta un pastón! ¡Llevaba ahorrando dinero para esto mucho tiempo y no lo había conseguido! Es increíble… N…no sé cómo agradecéroslo de verdad… -Dije yo, ya con lágrimas en los ojos, aunque disimulándolas.
-Con prometernos que no nos vas a olvidar es suficiente.-Me dijo Steep intentando simular una sonrisa, aunque se le veía que estaba a punto de llorar.
-¿Lo dudáis a caso? Gracias capullos, gracias por ser así.-Dije yo estallando en llanto mientras todos venían a darme un gran abrazo en el que, obviamente, todos estábamos llorando.
-¡Bueno! ¡Joder! ¡Que es una cámara! ¡Tampoco es para tanto! Merece la pena por ti gorda-Dijo Chloe viniendo hacia mí y dándome uno de sus grandes abrazos de osito.
-Sí, ha merecido la pena, nos tiraremos el resto de nuestras vidas sin comer, pero ha merecido la pena-Dijo Steep provocando que Nai que estaba a su lado le arreara un coscorrón en la cabeza.

Después de esto nos tiramos un rato más bailando y haciendo el loco, porque con el regalo y las emociones que estallaron en ese momento, nos habíamos desvelado todos completamente.

Al final acabamos todos incluso disfrazados de cosas. Ya sabéis,  de la combinación de alcohol + Locos no se sabe muy bien que puede salir. Aunque yo me tire todo el resto de la noche haciendo fotos. Mil fotos. Sin parar. Ni siquiera miraba como salían. Solo hacía. Con efectos, sin efectos, con flash, sin flash, ahora con zoom. Le hacía fotos a todo lo que veía, pero sobre todo a mis locos, no es de extrañar.

La verdad, no sabía cómo habían podido costear semejante cámara, es una cámara buenísima. Una profesional de una marca muy cara, no pensé que fuera a poder conseguirla algún día… Y gracias a ellos… bueno, gracias a ellos ha sido toda mi vida…

Pasaron unas horas y algunos ya estaban rendidos tirados en los sacos o en los sofás, muertos de cansancio. Otros aún seguían aguantando el tipo bailando y gritando. Yo, simplemente, fotografiaba.

Al cabo de unas 2 horas todos estábamos rendidos, aunque no queríamos que llegara la mañana, asique decidimos meternos en los sacos y seguir hablando tranquilamente.

-No puedo hacerme la idea de dejaros chicos… de verdad, os quiero muchísimo, gracias por estos 18 años, por vosotros he vuelto a sonreír.-Dije yo con muchísima tristeza.
-Pero vamos a ver alma de cántaro, ¿yo que dije antes? ¡Que nada de lloriqueos, y demasiado lo que pasó en el momento del regalo! Así que hablemos de lo que interesa… Tía… ¡QUE TE VAS A LONDRES HERMANA!-Me gritó Chloe zarandeándome de un lado a otro.-Joder, mira que como te encuentres con nuestros 5 bomboncitos de caramelo y yo no esté ahí para tirármelos me voy a cagar en todo ¡eh! Aiii… que mal… que mal… yo tengo que irme contigo nena… sabes que cada vez que pueda me tendrás allí, ¿verdad?
-Pues claro que lo sé, y las puertas de la mansión que compartiré con Harry estarán abiertas para ti nena.-Dije yo para picarla, más que nada porque ni siquiera sé quien es Harry. Chloe es una fanática de ellos, o “Directioner” como dice ella, pero la verdad es que yo no. Vale, alguna que otra canción me gusta pero… no sé, no les conozco la verdad.
-No tienes tu fe, chavala-Dijo Chloe, haciendo que todos estallásemos en carcajadas.
-¿Mañana a qué hora sale tu avión?-Me preguntó Steep, bastante interesado.
-A las 9 de la mañana, y no, no os voy a despertar, no pienso despertaros. No os voy a molestar, y no me lo repitáis ¡eh!-Dije.
-¡Vaaale vale! Tranqui londinense-Me dijo Steep con esa típica sonrisa que vuelve loca a cualquier chica.
Después de un ratillo más hablando, decidimos acostarnos.
-Buenas noches a todos y… hasta nunca mis vidas…-Dije yo abalanzándome sobre ellos y dándoles los típicos besillos de abuela.
-Buenas noches mejor amiga, hasta que el destino quiera volver a juntarnos.


I've tried playing it cool… Girl when I'm looking at you… I can never be brave Cause you make my heart race…(8)

Sonó mi despertador. Las 08:00 de la mañana. Hoy terminaba mi vida, y comenzaba otra nueva.
Me levanté con cuidado de no despertar a nadie y fui a lavarme, a revisar la maleta y a vestirme.
Me lavé los dientes, me duché y cogí lo primero que salió de la maleta, no iba a ponerme a elegir modelito la verdad. Acabé con esto:



















Cuando terminé de vestirme, cogí mi maleta y me dirigí a la puerta. Antes de salir dediqué unos segundos a mirar a todos estos capullos. A mis vidas. A esas personas que nunca pensaste que dejarías y que a partir de este mismo momento, no volverías a ver. A esas personas que te hicieron sonreír incluso cuando estabas podrida por dentro.

My heart's a stereo! It beats for your, so listen close! Hear my thoughts in every note…(8)

¿Qué? ¿Qué es eso? ¿Quién demonios ha puesto un despertador a esta hora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada